jueves, 18 de septiembre de 2008

Crack psicológico


3 comentarios:

Todos Unidos Triunfaremos dijo...

Están como locos estos muchachos, no saben para donde arrancar!
Jaja saludos!

Gordon dijo...

Señores y señoras les envío este mail para que vean como el odio puede llevar a las personas a cometer estupideces y hacerles creer que son los sabios que nos tienen que "avivar".
Lo peor de todo es que el presente mail fue enviado a todos sus amigos por la Licenciada Carolina Cazón (cctucart@hotmail.com) que es nada más y nada menos de la Directora de Cultura de la Provincia de Tucumán, es decir, una funcionaria que depende del gobernador Alperovich, quien llegó a tal cargo representando al Frente por la Victoria. Nada más y nada menos que el mismo frente que llevó a la Sra. Cristina Fernández de Kirchner a la presidencia de la nación. (Si esto no se llama traición, no sé cómo se llama).
A continuación voy a pegar el dichoso mail tal cual fue enviado por la Directora de Cultura y, finalmente, una nota publicada en el diario La Nación (sí, en ese mismo) por la lingüista Lucila Castro para que ustedes comparen:

¿PRESIDENTE o PRESIDENTA?

¿Presidente o presidenta? En español existen los participios activos como derivados verbales.
El participio activo del verbo atacar, es atacante.
El de sufrir, es sufriente.
El de cantar, es cantante.
El de existir, existente.
¿Cuál es el participio activo del verbo ser?
El participio activo del verbo ser, es
'el ente'.
El que es, es el ente.
Tiene entidad.
Por ese motivo, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad
de ejercer la acción que expresa el verbo, se le agrega al final ' ente'.
Por lo tanto, la persona que preside, se le dice
presidente, no presidenta, independiente del sexo que esa persona tenga.
Se dice capilla ardiente , no ardienta.
Se dice estudiante, no estudianta.
Se dice adolescente, no adolescenta.
Se dice paciente, no pacienta.
La Sra. Cristina Fernández de Kirchner no sólo hace un mal uso del lenguaje por motivos ideológicos,
sino por ignorancia de la gramática de la lengua española.
Pasemos el mensaje a todos nuestros conocidos argentinos con la esperanza que el mismo llegue finalmente a la
Casa Rosada, para que de una vez termine de corregir a todas las personas que,
correctamente, la llaman Presidente.


Mal ejemplo:
La pacienta era una estudianta adolescenta sufrienta, representanta e integranta independienta de las cantantas y
también atacanta, y la velaron en la capilla ardienta existenta.

Qué mal suena ahora Presidenta..., no?


Es siempre bueno aprender de qué y cómo estamos hablando....


Con esta sí, con esta no

"Todavía no recibí una explicación con respecto a por qué se puede decir presidenta y no * periodisto . ¿Los primeros periodistas eran mujeres?", escribe Roberto Brey.

Se puede decir cualquier cosa. La pregunta es, en todo caso, si se dice y, en caso de que se diga, por qué se dice. Se pueden dar explicaciones fonéticas, morfológicas, históricas, pero al final la respuesta será simplemente que se dice así porque se dice así. O que debería decirse así (según las reglas), pero se dice asá (por analogía). Que se dice presidenta , pero no se dice * estudianta .

Independientemente de la terminación, ¿por qué un presidente se llama presidente ? Porque preside. Bien. Pero ¿por qué ´presidir´ se dice presidir ? Porque el que preside se sienta adelante (del latín prae , ´adelante´ , y sedere , ´estar sentado´ ). Bien. Pero ¿por qué la raíz sed- , que aparece en tantas palabras de tantas lenguas, significa ´asiento´ o ´estar sentado´ ? Porque sí. Por convención. Porque hace miles de años hubo una comunidad de hablantes que la aceptó con ese significado y la convención se transmitió de generación en generación y llegó hasta nuestros días. ¿Había algo en el objeto asiento o en el concepto de ´estar sentado´ que determinara que a ese objeto y a ese concepto les correspondía ese significante? No. En lugar de sedere , ¿los hablantes hubieran podido elegir otra manera de decirlo? Sí, pero prefirieron sedere y convinieron en usarlo.

¿Y por qué se dice presidenta y no * estudianta ? La forma presidenta no responde a ninguna ley, sino que es una creación analógica. Las palabras en -ante y -(i)ente que vienen de participios latinos, como presidente , y las que, según el mismo procedimiento, se crearon en español sobre verbos españoles, como estudiante , son en principio de una sola terminación para los dos géneros. Pero, como la terminación -a es un sufijo de feminización, hace siglos a alguien se le ocurrió que era útil crear la forma presidenta para el femenino, y la usó y la comunidad hablante la aceptó, primero para la mujer de un presidente y después para la mujer que presidía. Como a nadie se le ocurrió crear la forma * estudianta y, si alguno la usó alguna vez, la comunidad lingüística no la adoptó, no se dice * estudianta . A veces, las analogías se generalizan, pero una creación por analogía no establece necesariamente una regla.

¿Y por qué no se dice * periodisto ? El lector pregunta si las primeras personas que ejercieron el periodismo fueron mujeres. Por supuesto, él sabe que los primeros periodistas fueron varones, como los alquimistas y los ebanistas . A pesar de la -a , la terminación -ta es en su origen un sufijo masculino, que forma palabras como poeta , de modo que las primeras palabras en -ista que se construyeron eran de género masculino y se usaban para actividades únicamente, o muy mayoritariamente, ejercidas por varones. Cuando las mujeres empezaron a incorporarse a esas actividades, y a otras nuevas cuyos nombres se fueron creando, dado que esos nombres terminaban en -a , no se sintió la necesidad de inventarles formas femeninas, y en la actualidad las palabras en - ista son de una sola terminación para los dos géneros. Si los primeros periodistas hubieran sido mujeres, sería posible (aunque ¿quién podría asegurarlo?) que a los varones del oficio se los llamara hoy en día * periodistos . Eso es lo que pasó con las modistas y los modistos : a pesar de que la forma modista sirve también para el masculino, como el oficio es mayoritariamente femenino, se creó una forma masculina en -o para los varones.

Lucila Castro recibe las opiniones, quejas, sugerencias y correcciones de los lectores por fax en el 4319-1969 y por correo electrónico en la dirección dialogos@lanacion.com.ar.

Anónimo dijo...

¡Muy bueno, Zulay! ¡Ahora que van a decir esos dos iluminados del "pensamiento" nacional!